Puta. Por deber o por placer?…esa es la pregunta!

imagesHR80WSQX

Mi amiga Carla, con quien comparto varias varias cosas en común: las dos somos hijas únicas de familias conservadoras, las dos casadas apenas nos graduamos, con hombres “buen partido” (llegue a pensar que a mi mama le gustaba mi primer esposo mas que a mi. Estoy segura que a Carla le paso lo mismo), y las dos, también, el primer divorcio de nuestra familia, una fatalidad!. En un circulo como el de Carla, y el mío, la única salida digna para que una mujer divorciada se salve del que dirán, es llevar una vida casta sacrificada al cuidado de los hijos. Horror! Carla se enamoro hasta los huesos poco después de separarse, aun antes de firmar los papeles del divorcio.Trato desesperadamente de no sentir lo que sentía pero fracaso una y otra vez, mil veces. Vencida por el sentimiento se rindió al fuego de su nueva pasión y no le importaron las llamas del infierno que le auguraba tal atrevimiento. Le salió un “barro” en medio del rostro por donde, durante meses, supuraron años de sentimientos velados, comenzó a perder pelo de manera preocupante, y aun así estaba radiante y el amor con su nueva pareja olía dulce. No es metáfora, me juraba que olían (del verbo oler, yo huelo, tu hueles…) ellos olían dulce!. El teléfono de su casa dejo de sonar con viejas amigas (¿?) (seguro se sentían vulnerables al virus del divorcio) y poco a poco aparecieron números nuevos, muy contados, pero muy queridos. Las primeras, las mujeres de su familia lideradas por la madre. El padre? Esa es la historia.

Carla era la joya de la corona de su padre, la niña de sus ojos. Le permitía todo, le daba todo, pero divorciarse? Estar con otro hombre a la luz publica? eso rebasaba todos los limites. Era ir en contra de lo socialmente correcto, lo legal, lo santificado por la santa iglesia, todo por lo que EL (el Padre) había luchado. Pobre hombre. Años de valores incuestionables, pilares férreos de generaciones y generaciones amenazados y destruidos de la noche a la mañana, y solo por amor a…quien? un desconocido.

Un día tocaron a la puerta de la casa de Carla, y ahí, de pie, en carne y hueso estaba su padre.

Me contó que temblaba de emoción, pero no sabia si era miedo o felicidad. Quiso pensar que venia a perdonarla y a ofrecerle su apoyo, que había entendido lo sola que se sentía. En efecto venía a brindar su mano, pero para que luchara por su vida de siempre, al lado de su marido de siempre, como Dios manda y debía ser. Trato de hacerla entrar en razón, de convencerla que todo ese amor era un encantamiento y pasaría, que podían hacerle daño, que corría peligro de ser herida, que rectificara. Carla no le decía lo que el quería oír y ya agotado uso su argumento final, le dijo: – “Tienes un marido ejemplar que te puso una casa fabulosa, como debe ser, que te representa dignamente y que te da todo. No puedes TU poner de tu parte?”- entonces mi amiga entendió que había poco que discutir, y muchas cosas por romper aun. Entendió que la razón detrás de cada palabra de su padre era la necesidad de asegurar su sucesión. Odio mas a su esposo por ser en efecto un buen padre para ella. La conversación no siguió bien.

El padre la culpo de estar matándolo con su decisión y ella recordó con culpa, las tantas veces que pensó cuanto mas fácil sería todo si el ya hubiera muerto. Palabras mas, palabras menos el padre le dijo que era una cualquiera, ella escucho PUTA. Lo boto de su casa.

Con la alopecia en su peor momento y sin signos de mejorar Carla comenzó a ir a terapia. Varias sesiones después ya con mas pelo, felizmente divorciada y completamente comprometida con su nueva relación me la encontré por ultima vez saliendo de terapia (otra cosa en común) y me dijo que esa tarde, reflexionando sobre aquel encuentro con su padre, le pregunto aterrada al doctor: -“No es tan puta la que decide seguir en una relación legal por bienestar económico y social como la que se acuesta, y disfruta a plenitud con el hombre que ama por encima de cualquier legalidad?”-. Mierda! No se me había ocurrido antes!…El Doctor le contesto: “-Que tipo de puta prefieres ser Tu?

La historia podría seguir pero para mi termina aquí y con final feliz.

“Que mas da lo que nos llamen mientras sea nuestra elección” .

Leave a Reply